miércoles, 16 de mayo de 2007

LA SEGUNDA

El Sevilla F.C. acaba de ganar su segunda -y consecutiva- Copa de la EUFA en el estadio de Hampden Park (que si lo pronuncian rápido parace más un término cualquiera de Chiquito de la Calzá), ante un Español que ha plantado cara en muchos minutos del partido, haciendo gala de por qué ha llegado hasta ahí. Enhorabuena a ese equipo y a toda su afición.
Mi alegría es mayúscula no sólo porque estos sean mis colores, sino por dos razones más, que incluso algún que otro bético comprensivo estará de acuerdo con ellas.
Por un lado, el nombre de Sevilla se vuelve a pasear por Europa. Esto es algo que le debe reportar beneficios a la ciudad, sobre todo en materia de turismo. Aquí, más que un equipo, hay una ciudad detrás, la que muchas personas habrán puesto como objetivo para sus vacaciones o para una escapada. Sin duda es algo de lo que todos debemos beneficiarnos. Ojo a las autoridades municipales, sobre todo a aquellos que tienen responsabilidades en materia de turismo, porque este tirón deben aprovecharlo. Ojo también a los empresarios hoteleros, hosteleros así como a los agentes de viaje.
Y la segunda razón es quizás más personal, pero no por ello menos importante, y es en referencia al mal trato que recibe este equipo -mi equipo- desde algunos sectores de la comunicación. El Real Madrid, hasta esta noche, era el único equipo en Europa que había ganado dos copas de la UEFA de forma consecutiva. Cada uno que saque sus propias conclusiones, pero mañana hay un informativo nacional que su bloque de deportes tiene que abrirlo contando la hazaña del Sevilla F.C.



¿O no?


¡ENHORABUENA, CAMPEONES!

1 comentario:

estepeño dijo...

Nuestros munícipes sólo se preocupan, llegado un momento como este, de tener su transporte y su entrada al partido bien asegurada.
¿Qué hacía Manuel Marchena en Glasgow desde el mismo lunes por la mañana? ¿Llevaba las llaves del estadio?