viernes, 4 de abril de 2008

LO TREMENDO DEL TREMENDO

Han cerrado una importante parte de mi vida y de la vida de muchos. El lugar donde aprendí a tomar mi primera cerveza; el lugar donde supe lo que era hacer tertulia; el lugar donde encontré los primeros ojos a los que miré con otros ojos; el lugar donde el bacalao sabe de otra manera; el lugar donde el mediodía del sábado achicaba sus minutos hasta confundirlo con la siesta; el lugar de tantas y tantas risas…
“El Tremendo” ha sido clausurado por el Ayuntamiento de Sevilla, que no ha actuado de oficio, sino por las denuncias de los vecinos de la zona. Imagino que habrá sido un vecino pejiguera, porque otra explicación no tienen.
No era “El Tremendo” un lugar de copa larga, a pesar de que siga manteniendo sus vasos de tanques de toda la vida. No es un bar donde se conozca un altercado, un navajazo, una pelea de canis y niñatos. No es un bar que expida humos y olores de una cocina, que se sepa el bacalao y las patatas fritas de paquete no producen esos efectos. Y así podríamos seguir.
En contra de todo lo dicho, “El Tremendo” era un lugar que nos ha enseñado a muchas generaciones lo que es la convivencia en paz; el diálogo permanente a través del cristal duro del Duralex de los vasos; el no molestar a nadie por muy estrecho que se esté en aquel callejón; el respeto y la libertad para con los demás…

Que “El Tremendo” ya no exista es tremendo. Y más tremendo aún es que sea porque unos vecinos malanges lo han denunciado.




¿Qué habrán hecho esta gente en su vida? ¿Tendrán recuerdos? ¿Tendrán amigos?


Foto: Gentileza de Paco Santiago de “Artesacro

10 comentarios:

Moe de Triana dijo...

Pa darle un babuchasso al que se le ha ocurrio denunciar al Tremendo, vaya telita, sin lugar a dudas una de las servessas más frías al otro lado del puente, lugar de grandes tertulias como tu dices, de tomarle el pulso a Sevilla en pleno centro...

Mucho sieso es lo que hay suelto, yo a esos vecinos los desterraba a Munïch por lo meno, porque han demostrao con su forma de actuar, que de sevillanos tienen poquito o ná.

Un saludasso.

M. Andréu dijo...

Por supuesto que sí, Moe, pero yo no los mandaba a Munïch, que allí hay cerveza. Los mandaba a otro sitio...

A ver si vienes más por esta casa Moe, que tus comentarios llevan siempre el marchamo de la sabiduría.

Bienvenido.

La gata Roma dijo...

Me dá miedo pensar como puede seguir la cosa si los cuatro de siempre se ponen a denunciar porque por lo visto no sabían que si vives en el centro tienes ventajas y desventajas...
Siempre nos quedará la Tasca de Moe, que los vecinos de allí no nos denuncian.
Besos

El callejón de los negros dijo...

Se nos marcha la ciudad, una ciudad sin sus bares de siempre, no es ciudad ni es

Saludos
Antonio

orfila dijo...

Ya he escrito en casa de la Dama...que digo yo que aquí ha existido eficacia y rapidez en la ejecución, ¿no? Qué alegría si siempre fuera así.

Muy bonito tu texto, Miguel.

"tarnishí" dijo...

oye peazo de entrada, ya decia yo que era una pena que nadie la comentara.
como sigamos asi.. mal vamos, ¿cuál va a ser el siguiente el Jota? no por Dios que entonces ¿donde me la voy a tomar cuando sargo de valvanera?.
Menos mal que según escuche por la tele van a ser solo quince días.

el aguaó dijo...

La verdad es que nunca he tenido un bar cerca, así pues, no sé si puede llegar a molestar mucho o poco. Pero lo que verdaderamente me ha extrañado de la situación, es que se cierre un bar que no es nuevo. Me explico, si era un bar molesto, es molesto ahora y antes.

A no ser, que los vecinos sean nuevos. Es una pena para aquellos tertulianos, que seguro sentirán dentro de sus corazones algo perdido.

Un fuerte abrazo amigo.

Híspalis dijo...

Creo que se podría llegar a algún tipo de acuerdo y no cerrarlo del todo sin más. Por otra parte, el tremendo es un símbolo para Sevilla, uno de esos bares típicos que como bien dices no molestan tanto a vecinos, a no ser que éstos sean un poco pejigueras, que los hay. Una pena, la verdad, estamos perdiendo la esencia de la ciudad y nos están invadiendo setas gigantescas que no sé que c. pintan en nuestra ciudad. En fin, las cosas de nuestro consistorio. Un fuerte abrazo Miguel, siempre con entradas interesantes. Un fuerte abrazo.

herodes de la betica dijo...

La verdad es que hay la ley es siempre funciona por el ancho del embudo. Si fuera para todo igual, otro gallo nos cantara. Buena entrada y como dice Moe "babuchazo" para el legislador de turno. No me extrañaría que tuviera a alguien muy allegado por la zona...
Un abrazo amigo Miguel.

La gata Roma dijo...

Pásate por mi blog cuando puedas, que tienes una cosa merecida.
Se despide SSSQESM