jueves, 3 de mayo de 2007

JUAN CARLOS VÉLEZ

Saber que el Ayuntamiento de Sevilla ha reactivado la decisión de denominar una calle con el nombre de “Periodista Juan Carlos Vélez” (ver http://www.elsismografo.com/), es algo que me ha alegrado el día. Aquellos que tuvimos la dicha de conocerle, por poco que fuera, y haber podido colaborar con él en esporádicas ocasiones en la radio, sabemos de su carácter abierto, educado, correcto y honesto. No me negarán que son cualidades que hoy día son difíciles de encontrar todas en una misma persona, en una buena persona.
Junto a todo esto, Juan Carlos Vélez era un gran periodista de los pies a la cabeza. Dicen que hizo una radio distinta. Yo digo que lo que hizo fue un periodismo local distinto, más fresco, ágil y cercano, alejado de los tópicos y mostrando una realidad mucho más veraz.
Alguien que lo conocía y apreciaba bien, me dijo un día que a Juan Carlos le dabas un disco, un termómetro y un reloj y era capaz de llenar tres horas seguidas de radio. Su capacidad para hablar con propiedad de cualquier tema era asombrosa.
Personalmente me salvó de un apuro mayúsculo, cuando en un almuerzo con diversos periodistas de la ciudad, el anfitrión esperaba una buena batería de preguntas sobre el tema motivo de la convocatoria. Llegada la sobremesa y abierto el turno de intervenciones, nadie hablaba, nadie preguntaba y el silencio se podía cortar. El tema, la verdad, no daba para mucho. Pero Vélez vio en mi cara el agobio propio del momento y comenzó a hablar. Sin papeles por delante, tocó todos y cada uno de los aspectos que el anfitrión llevaba preparados para contestar; habló de lo más novedoso de los productos de la empresa protagonista del almuerzo; aportó datos que dieron pie a que el anfitrión de la comida se explayara con las bondades de su producto. Y por supuesto, provocó que todo el mundo terminara preguntando algo y tomando nota de todo lo que allí se decía.
Al terminar la comida, abordé a Juan Carlos en un aparte y en la confianza que me prestaba, le dije cuál era mi asombro por el dominio del tema en cuestión. Él me contestó: “si no hubiera visto el apuro en tu cara no se me hubiera ocurrido nada”. Y con una sonrisa, añadió: “Por cierto… ¿y este señor qué vende?”.



Al día siguiente, periódicos y radios contaron cosas sobre el tema. Y todas buenas, por cierto.

5 comentarios:

del porvenir dijo...

Me alegro de encontrarte en estas lides Andreu. No seguiremos viendo por aquí. Un abrazo.
www.elporvenirdesevilla.blogspot.com

fanshawe dijo...

Mi recuerdo con cariño para él, por los días que compartimos cuando fui becario a su cargo en Onda Cero. Salud.

Anónimo dijo...

Trabajé con él y era una gran persona.
Creo que su calle debe estar cerca del Gonzalez Abreu, donde dejó tanta huella entre tantos de nosotros.

Anónimo dijo...

Esta Feria estuve con su hijo y no pude contener la emocion. Juan Carlos velez era un profesional de altura, de los que hacian grande a la radio. Para los que trabajamos con el es un orgullo que la ciudad lo recuerde permanentemente

Juan Carlos Vélez dijo...

Hola Miguel, soy Juan Carlos Vélez Jr. No sabes la alegría que me ha dado leer este artículo, la verdad, sigo conociendo a mi padre después de cinco años por las cosas que sigo leyendo de él, o me siguen contando algunos compañeros. Yo, particularmente, sigo siendo exceptico respecto a la calle, porque soy de los que ve que las decisiones que no son populares o "de masas" tardan mucho en llegar, pero sigo esperanzado en que tal reconocimiento llegue a buen puerto. Un saludo enorme de otro periodista y compañero.