viernes, 26 de octubre de 2007

EL COLMO DEL ABSURDO

Por suerte, tan sólo una vez en mi vida me han trasladado en ambulancia a un hospital. Hace de esto casi un año y sufría un agudo dolor en el pecho, que los médicos en mi casa no supieron diagnosticar y optaron por enviarme al Macarena. Todo se redujo a una crisis de ansiedad motivada por muchas cosas.
Recuerdo que la ambulancia iba sin sirena pero a una velocidad considerable. Lógico, como todos podrán entender. Estaba en juego un asunto que podría ser grave. Gracias a Dios no lo fue.
Cuento esto porque se me ha venido a la memoria cuando esta mañana, en el informativo de Antena 3, he visto como el colectivo de conductores de ambulancias de Galicia muestra sus quejas porque los radares “disparan” contra estos vehículos sus fotografías en determinados lugares. Hasta ahí la historia puede ser lógica. Los radares son máquinas que no entienden de lo que es una urgencia. Pero lo realmente chocante es que se han producido ya numerosos casos -siempre según el portavoz de este colectivo- en el cual los conductores son penados con retirada de puntos del carné de conducir. Creo que ya la lógica no impera en esto.
Me parece realmente absurdo que este tipo de casos se puedan dar. ¿No hay nadie en Tráfico o en la Administración Pública que corresponda, que sea capaz de diferenciar lo que es un loco con un volante en las manos y lo que es una ambulancia? Por seguir un poco con esta ilógica historia, imagino que a los bomberos-conductores le aplicarán la misma norma, así como a vehículos de la policía, protección civil, patrulleros, etc.
No entiendo como a personas que están cumpliendo con su trabajo, en el que está en juego muchas veces la vida de otra persona, tengan que pasar por esto. Reclamo para ellos, que la lógica -porque no es otra cosa- se utilice por parte de quien sea.
¿Se imaginan que a un mecánico de coches lo amonestaran en su trabajo por tener las manos llenas de grasa? ¿Qué pensarían si les dijera que mi jefe me ha despedido porque gasto mucha tinta de la impresora? ¿No les chocaría que a un albañil le llamaran la atención por levantar polvo en una obra?



¡Qué absurdo y la vez que injusto!

6 comentarios:

Ignacio Díaz Pérez dijo...

¿Hasta qué punto, Miguel, la DGT es un órgano que vela por la seguridad vial o de recaudación de la administración central?
Un saludo.

del porvenir dijo...

Andreu cuidate coño, que me ha dado yuyu lo del dolor en el pecho.
Diazpe, que antiguo eres, no te hass enterado que ya no existe la "administración central", que es el "gobierno de España" (pronunciese con voz engolada de León)

M. Andréu dijo...

Tranquilo, "del porvenir", que no fue nada. Lo que pasa es que tenía que buscar la percha para contar esto.

Ignacio Díaz Pérez dijo...

Cuánta razón tienes, amigo del Porvenir...

el aguaó dijo...

Qué absurdo e ilógico a la vez. Increíble.

Asi estamos...

Un abrazo.

vitaoccidens dijo...

La administración se mueve por reales decretos y si no hay en un artículo un supuesto de exclusión han de aplicarlo, es decir, HAN DE APLICARLO y la culpa recaería en los gobiernos que han legislado mal, pero no puede la administración general de tráfico legislar por su cuenta o pasarse la ley por el culo, se fundamenta en el principio de seguridad jurídica.
(Y si, tienes mucha razón, es raro de cojones)