viernes, 19 de octubre de 2007

LAS COSAS DE MI ABUELO

Si de algo estoy seguro en mi vida es que no soy franquista. Por varias razones: tan sólo tenía 9 años cuando el dictador murió y las referencias que tengo de mi familia hacia su persona no son del todo buenas. Mi abuelo paterno fue perseguido y encarcelado durante años por el hecho de ser el Secretario General del Sindicato de Agentes Comerciales en la época de la República. Se libró de las tapias por los pelos.
A mi abuelo no lo conocí. Falleció cuando yo era un bebe de tres meses. Pero mi abuela y mi padre me han contado muchas cosas de él.
Mi abuelo, republicano por los cuatro costados y valenciano de nacimiento aunque afincado en Sevilla desde joven, llevaba colgada del cuello a la Virgen de los Desamparados, la de Valencia.
Mi abuelo, republicano por los cuatro costados, fue uno de los impulsores de la fundación de lo que hoy es mi Hermandad de San Esteban, no sólo por residir en la calle Caballerizas, sino por la advocación que se tomó para la dolorosa. Se dejó allí muchos duros de la época.
Mi abuelo, republicano por los cuatro costados, vistió la túnica de la Hermandad de la Macarena durante algunos años, mientras que sus fuerzas le aguantaron. Después fueron sus hijos -mi padre y mi tío-; sus nietos -mis primos-; e incluso uno de sus biznietos, mi sobrino Antonio. Y les aseguro que eso seguirá. Antes o después.
Mi abuelo, republicano por los cuatro costados, procuraba tener siempre en alguno de los balcones de la anteriormente nombrada calle Caballerizas, a alguna saetera al paso de las hermandades de San Roque, Las Aguas (de San Bartolomé), San Esteban, San Benito y Los Negritos, cuando todas estas cofradías pasaban por debajo de casa hace ya muchos años.
Mi abuelo, republicano por los cuatro costados y antes que lo detuvieran, tuvo escondidas a dos monjas en su casa durante julio de 36, para que no les sucediera nada y para que no les faltara de nada.
Mi abuelo, republicano por los cuatro costados, era un hombre honesto y cabal, que ayudaba a todo aquel que se le acercaba; de misa los domingos en San Ildefonso; de ayudas a la Iglesia; de creencias fuertes y sólidas.
Mi abuelo murió en gracia de Dios. Y era republicano por los cuatro costados.
Me pregunto que diría hoy si se enterara que a la Macarena le quieren quitar el fajín de Queipo de Llano, aquel militar que estuvo a punto de mandarlo a la tumba.



Les aseguro que no lo permitiría.

12 comentarios:

Carlos RM dijo...

Me parece muy oportuno, inteligente y bien escrito este texto tuyo. La realidad está llena de "excepciones" a ese mundo de buenos y malos que tratan de dibujarnos desde todos los bandos. Un gran ejemplo el de tu abuelo. Y yo también me quedo con las ganas de saber que diría hoy de todo esto.

el aguaó dijo...

Lo de los bandos debe quedarse en el pasado, aunque parece que la gente no se entera.

Amigo Miguel, tu abuelo no solo era republicano por los cuatro costados, también era muy bueno por los cuatro costados.

Un abrazo.

convidado con el rostro de piedra dijo...

quieren decirnos cómo tenemos que ser para ser españoles: tenemos que exhibir la bandera, por supuesto la constitucional; tenemos que cantar la letra que se inventen de un himno que no la tiene... Pero obvian las contradicciones y las excepciones que conforman nuestra verdadera forma de ser españoles.
Por cierto, si me lo permites, Miguel, también intentan confundirnos tratando de hacernos creer como verdades indiscutibles cosas que no lo son: el republicanismo puede ser de izquierdas (como nos dicen) o de derechas. La República es sólo la forma del Estado, y nada tiene que ver con la ideología de quien detente el poder en cada momento. ¿O la república francesa o EEUU son regímenes de izquierda acaso?
Un saludo

Roberto Villarrica dijo...

El caso es tener entretenida a la gente para que no se fije en la nefasta calidad de la clase política que nos gobierna en todos los estamentos (local, regional y estatal). Nada más que hay que echar un vistazo a los informativos para ver que no se hablan de cosas importantes para la vida de cada uno de nosotros.

Un saludo

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo casi con todo pero, ¿tan grave seria que la Macarena luciera otro fajin que no fuera el de este fascista?,que tenerlos los tiene, donados por otros militares con el mismo o más amor.
Un saludo

convidado con el rostro de piedra dijo...

Yo me pregunto otra cosa: ¿a mí qué más me da lo que lleve o deje de llevar la Macarena?

Dama de sevillano nombre dijo...

A mi me encantaría no sólo que le quitaran el fajín, sino que lo enterrasen en otra ciudad.
Con respecto a tu abuelo, un caballero.

Anónimo dijo...

La Virgen de la Esperanza puede seguir luciendo ese u otro fajín, o ninguno, entre otras cosas porque algunas de las personas del bando de su abuelo no consiguieron sus objetivos.
Por lo demás, la Virgen de la Esperanza, que es la Madre de Dios, está en una dimensión distinta a la de estas mediocridades y pamplinas. Aunque es importante no olvidar lo que digo al principio.
Mis respetos para su abuelo.

el que tu ya sabes dijo...

Lamentablemente, querido Miguel, tu abuelo no fue preso por el motivo que tú expones. Tu abuelo fue preso, porque embargó a un mal nacido que, en Julio de 1.936, se puso la camisa azul, y una pistola al cinto, y le puso esta el "la barriga" delante de tu padre, que entonces era un niño. No le permitió ni que se despidiera de él con un beso.

Algún día te contaré algunas cosas mas.

el que tu ya sabes dijo...

Continuación del comentario anterior.

En cualquier caso, eso ya es solo historia. La historia de tu familia. Una historia de la que, sin duda, puedes estar orgulloso

M. Andréu dijo...

Evidentemente, también conocía la historia de la detención del abuelo, pero lo cierto es que era republicano y que desempeñaba un importante puesto en la estructura pública de la ciudad, además de poseer unas magníficas creencias religiosas, que aquí es lo importante.

Gracias por seguir participando.

verdial dijo...

Estremecedor el relato de tu abuelo. Como tantos otros similares en aquella cruenta etapa.
Quiero decirte que ha sido tu hermana quién me ha hablado de tu blog y me ha recomendado esta entrada. Me gusta como escribes y lo que escribes: claro y rotundo.

Saludos