viernes, 24 de abril de 2009

CARTA ABIERTA A MI CONCIUDADANA DOÑA PILAR BARDEM

Distinguida conciudadana:

Sean mis primeras líneas de sincera felicitación porque como todo el mundo sabe, desde el pasado 17 de abril, está aprobado por el Pleno del Excmo. Ayuntamiento, la rotulación de una calle de nuestra ciudad con su nombre. Créame si le digo que me alegro mucho por usted y por este hecho.

Esto ha servido para que, entre otras cosas, tipas y tipos medio analfabetas y analfabetos como yo nos enteremos que usted nació en Sevilla. Era un extremo que desconocía, quizás porque las muchas veces que usted nombra a esta ciudad en sus intervenciones públicas -todas como bien sabemos de un remarcadísimo carácter cultural- o quizás las innumerables veces que la visita, yo no estuviera atento a lo importante de verdad, a la más rabiosa actualidad y me perdiera en otros asuntos que no tienen importancia. Dicho esto, ruego aprovechando estas líneas para que disculpe mi despiste.

Me ha parecido muy apropiado el cambio en la calle General Merry, sobre todo después de haber escuchado las explicaciones del Excmo. Sr. D. Antonio Rodrigo Torrijos, en las que fundamentaba este cambio por el oscuro pasado de quien fue Francisco Merry Ponce de León. Así se lo escuché al Excmo. Sr. Rodrigo Torrijos en la televisión hace unos días y así lo creí a pie juntillas, como no podía ser de otra forma.

Gracias a esta aclaración del excelso edil, pude salir de otra de mis ignorancias -son tantas…- , ya que creía que el “General Merry” al que homenajeaba la calle se refería a Pedro Merry Gordon, capitán general de Sevilla en la transición; como así tengo la referencia que lo mismo le sucedió al Excmo. Sr. Rodrigo Torrijos. Claro que su sapiencia, su clarividencia y sus conocimientos -de los que estoy a tantos años luz- le hicieron rectificar en muy poco tiempo y así nos pudo brindar, una vez más, una magistral clase de historia, tan necesaria en personas de escasos conocimientos históricos o culturales de esta ciudad como yo. ¡Somos tantas y tantos y tanto le debemos…!

Porque, querida conciudadana, sepa que hay mucha maliciosa y mucho malicioso suelto por esta ciudad, que no ven en el perfil del General Merry lo mucho malo y perverso que ha aportado a nuestra querida y pluralista ciudad de Sevilla. Según he podido conocer a través de diversas páginas de internet, este señor fue un general, allá por la segunda mitad del siglo XIX, que nació en 1872 y murió en 1971, a los 99 años. Fue militar de Caballería y participó como combatiente en la guerra de la independencia de Cuba, donde fue ayudante del General Weyler. Llegó a general y tuvo su destino en Jerez de la Frontera. Y cuando estalló la Guerra Civil española era ya mayor, estaba retirado y según dicen sus más acérrimas y acérrimos allegados, era agradabilísimo, conocidísimo y muy querido en Sevilla y sólo se ponía el uniforme de general retirado de Caballería -con botas altas, casco y plumas- para asistir a las bodas como testigo. Como comprenderá, estos son extremos que tengo que poner en tela de juicio tras conocer que el Excmo. Sr. Rodrigo Torrijos sabe, a ciencia cierta, que ya de anciano conspiró activamente para provocar y participar en la Guerra Civil.

¡Por Dios -con perdón- es injusto que tuviera alguien así una calle en esta ciudad, la ciudad del futuro, la ciudad de la pluralidad, la ciudad de las personas, la ciudad que rinde tributo a la Memoria Histórica de forma ecuánime!

Por tanto, bienvenida sea usted al callejero de la ciudad, ciudad que me consta siempre ha llevado en el fondo de su corazón. No me cabe la menor duda que en la ya cercana Feria de Abril volverá usted por esta tierra a la que ama sin tapujos, querida conciudadana, y vestirá su traje de faralaes para pasear por el Real de la Feria junto con sus conciudadanas y conciudadanos. Desconozco ese dato, pero estoy seguro que incluso tiene caseta propia, que tendrá abierta a todas y todos los que queramos entrar.

No quiero terminar esta carta sin destacar su ingenio, ángel, gracia, sal y donaire por la expresión manifestada al serle comunicada la noticia de la rotulación de una calle -más que calle ¡una gran avenida!- de esta nuestra queridísima ciudad: “En algún sitio hay que nacer...”. Yo es que me troncho con su fino ingenio, único solo en aquellas y aquellos que pueden presumir de sentirse sevillanas y sevillanos de verdad, como le pasa a usted, mi querida conciudadana.

Reciba un cordial saludo de este su conciudadano, desde ahora uno de sus más fieles seguidores y admiradores.




PD.: Le dejo aquí un enlace de la Wikipedia, en concreto de la página donde aparecen personas que, como usted querida conciudadana, han nacido en esta ciudad. Como verá hay muchos que aún no tienen una calle pero, desde mi ignorancia supina, pienso que sin duda no serán como usted, querida conciudadana, y no habrán hecho nada por esta ciudad. Consúltela, es muy interesante.

Enlace: SEVILLANOS EN LA WIKIPEDIA

5 comentarios:

verdial dijo...

No hay homenaje más hermoso que este que tú le haces, principalmente porque se lo merece. Y estoy totalmente de acuerdo contigo. Mujeros (o personas), como ella, lo merecen todo, porque desgraciadamente, "de esos cocos, pocos".

Un abrazo

pd: Me quedé sin saber que pasaba con Bohemia y M. Andréu.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Muchas gracias Miguel por hacer de portavoz de muchos sevillanos que como yo no tenemos ni la "altura de miras" ni la intelectualidad necesaria para agasajar a nuestra conciudadana Dª Pilar.
Cuanto nos hemos perdido los sevillanos por no contar antes entre nuestros dirigentes políticos al Sr. torrijos, gracias a Dios, con perdón, ya está en el sitio que merece y de ahí que podamos disfrutar de su cultura y conocimiento para poner a cada cual en su sitio.
Un abrazo.

Du Guesclin dijo...

Leches! Llevo cerca de media hora dando vueltas a esos sevillanos "wikipédicos" y conozco a varios. Eso si, ¿Parachokes? Supongo que se habrán metido ellos...

Respecto a nuestra vecina, si han rotulado la calle por su carrera como actriz me callo, pero si lo han hecho por su sevillanía...

Saludos.

el aguaó dijo...

Si necesitas a alguien de confianza que le haga llegar esta carta, cuenta conmigo.

Creo que con esto ya lo he dicho todo. Bueno agregaré también un "sublime texto", que nunca está de más.

Un abrazo muy fuerte amigo Miguel.

Lacava dijo...

Ya era hora que se hiciera justicia con esta conciudadana. Sólo con ver la cara de emoción y los dos lagrimones - sin premio - que le corrieron - sin segundas - por las mejillas cuando se lo comunicaron nos podemos dar por pagados.
La verdad es que no sé como podremos agradecerle al señor Torrijos tal hazaña - sin segundas, también - y arrojo - con dos "r" y junto ¡eh! - por su valentía y clarividencia.
Propongo que se le nombre rey - con perdón - mago para las próximas fiestas del Solsticio de Invierno.

P.D. Y pensar que hasta que no llegó la cultura a nuestro ayuntamiento creíamos que Torrijos era el confitero que contrata San Buenaventura en cuaresma...