martes, 14 de abril de 2009

NO OFENDE QUIEN QUIERE

Albert Riba es el portavoz de la UAL, o lo que es lo mismo, la Unión de Ateos y Librepensadores. Sería muy fácil comenzar este post diciendo que tiene toda la cara de un sayón (con gafas) de Castillo Lastrucci, pero el hombre no creo que ni llegue a eso. Este señor es el que nos quiere meter en la ciudad los llamados autobuses ateos, aquellos que cuelgan un mensaje que dice “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida”. Pues muy bien. Adelante con los faroles.

Tras el primer rechazo natural que me produjo la idea, la he ido madurando y cabrearme o tan siquiera preocuparme me parece lo más estúpido que puedo hacer en mi vida. Y me explico.

Por un lado, estamos llamando “el autobús ateo” a un vehículo que habitualmente lleva publicidad de alguna marca o producto. Por esa misma regla de tres, a aquellos autobuses que publiciten una clínica dental ¿cómo hemos de llamarlos? ¿el autobús de los dentistas? ¿o quizás el autobús odontológico? Como verán, el argumento se cae solito. Un autobús no puede ser ni ateo ni creyente. Lo podrán ser las personas que van en su interior. Y les aseguro que si me tengo que subir en alguno con ese mensaje lo haré sin reparos. Hasta ahí podíamos llegar.

De otro lado, la inversión de este grupo va a ser de entre 1.000 y 3.000 euros. Tentado estoy de llamar a un colega de profesión que tengo en Clear Channel, la concesionaria de la publicidad de Tussam, para que me aclare cuánto tiempo durará y en cuántos autobuses veremos la frasecita de marras, pero con esa inversión no creo que minen la ciudad con su mensaje durante mucho tiempo. Una asidua lectora de este blog, que trabaja en una importante agencia de publicidad, puede corroborar este extremo: 1.000 o 3.000 euros para una campaña de publicidad es pura “chuchería”.

Asimismo, en el contrato que Clear Channel mantiene con la empresa municipal se establece que la misma debe tener “un fin mercantil o comercial” y visto lo visto se trata de difundir una idea, nada por tanto que se pueda adquirir a través de una transacción mercantil. Espero que este extremo lo contemple el susodicho Sr. Riba. ¿A qué no había pensado en eso el sayón de Castillo?

Y por último, hay que reconocer que la idea no es nueva, ya que la inexistencia de Dios es algo que tenemos a nuestro lado, en la calle y en el día a día. No por ello, al menos yo y muchos de los que conozco, vamos a perder dosis de fe o nos vamos a volver ateos. Los que lo tenemos claro, lo tenemos claro. Además, con lo cercano que está lo que hemos dejado atrás, baste decir que los creyentes no ponemos autobuses en la calle. Sólo ponemos barcos…

Por eso, a los autobuses de Tussam le pueden poner lo que quieran. Lo leeré y le prestaré atención o no. Si se trata de una feria gastronómica que se celebra en Fibes, no les quepa la menor duda que lo leeré con atención en los semáforos, sobre todo si hay degustaciones gratuitas de productos serranos. Si lo publicitado es un gimnasio para conseguir músculos todopoderosos (esta tarde he visto uno así) pues lo cierto es que me fijaré poco.

Y cuando vea “el autobús ateo” circulando por la calle, por supuesto que también lo leeré con atención: “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida”

Aunque “probablemente” que al ir conduciendo, no lo lea del todo bien: “Rotundamente Dios existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida”




PD.: Pensándolo bien, “probablemente” una suscripción popular… un eurito por barba… mil personas o más… una fotito… alguna frasecita con guasa… “Pero como Tú ninguna” en el C1… “Reina, Madre y Capitana” en el C2… No me digan que “probablemente” no lo han pensado como yo. Y no me mientan, guasones, que Dios existe…





8 comentarios:

dama dijo...

Yo pondría un ¡Viva el Betis! como una casa.
Me ha gustado tu artículo, muy agudo.

Zapateiro dijo...

Toda la razón. Yo como la Dama preferíría ver publicidad verdiblanca, pero en fin.
No hay que darle importancia a estas cosas porque es que no la tienen. Cada uno que gaste su dinero en lo que le plazca. Yo me lo gasté en mi equipo de estreno para el domingo de ramos, en unos buenos y cómodos zapatos y dentro de nada me lo estriparé en la feria. Allá ellos con el dinero que gasten en eso.

Un saludo.

La gata Roma dijo...

Me sumo a la pbli bética, eso haría que me fijara algo, porque generalmente del autobús miro si es mi número…
No le voy a decir yo a nadie en que se tiene que gastar el dinero, si yo daría mi reino por tener un peluche de Snoopy…
Kisses

P.S. Todas mujeres y todas béticas, anda Miguel, como se está poniendo tu chiringuito…. Jajajaja

Du Guesclin dijo...

Pues yo pondría la foto de Javi Navarro levantando la Uefa de Eindhoven con una frase que mas o menos dijera: "no se si Dios existe o no, pero este día yo toqué el cielo".

Desde luego hay que felicitar a estos señores por tener el suficiente dinero para invertirlo en estas cosas, y mas en los tiempos que corren...

Saludos.

El callejón de los negros dijo...

La verdad que los talibanes deberían preocuparse de otras cosas que realmente son más importantes.

El concepto de libertad parece que no lo han aprendido muy bien, y eso que ya llevamos más de treinta años...

Buena entrada Miguel.


Antonio

del porvenir dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
del porvenir dijo...

Lo cierto es que de los comentarios que yo más he oído al respecto y lo comparto al 100%, es -A ver si tienen cojones de poner lo mismo de Alá- ¿A que para eso no son tan ateos ni tan librepensadores?
Y que conste que me importa un bledo en que se gasten el dinero.

Z. Alekai dijo...

es tu opinion ....